EL 80 POR CIENTO DE LA POBLACION DE PUERTO RICO ESTA EN CONDICIONES DE ACCEDER A LA RED CLOACAL

PUERTO RICO- Con la puesta en marcha de la estación elevadora que consta de dos bombas en la zona limítrofe de los barrios Carlos Culmey y Los Frutales, alrededor del 80 por ciento de la población residente en el casco urbano de esta ciudad quedó en condiciones de conectarse a la red de desagues clocales que, con recursos propios, construyen la Municipalidad y la Cooperativa Aguas Puras. El montaje de la estación demandó una inversión de 250 mil pesos, con lo que las entidades involucradas en la ejecución de este proyecto que arrancó en 1997, se aseguraron la oferta del servicio a los habitantes de los sectores 3 y 4. Anteriormente ya habían finalizado las tareas de los sectores 1 y 2, donde el sistema de gravedad permitió a una masa de cerca de un millar de conectados usufructuar de este servicio con el que esta ciudad comienza a resolver sus problemas medio ambientales.

 

 

 

A partir de la entrada en funciones de la estación de bombeo, podrán conectarse al servicio alrededor del 80 por ciento de los casi tres mil hogares que estarán en condiciones de acceder al servicio una vez finalizadas las tareas previstas en el eje central del proyecto.

 

“Ahora se podrán conectar a la red los vecinos de los barrios Lomas del Mirador I y II, parte del Centro, 25 de Mayo, San Miguel y Moto Club, entre otros. Y entre los trabajos pendientes que seguiremos ejecutando para finalizar el esquema de servicio trazado, nos quedan los barrios San Francisco, el nuevo barrio emplazado en inmediaciones de la futura terminal de ómnibus y parte del barrio Los Pinos, entre otros”, explicó el intendente José Diéminger, bajo cuyo primer mandato al frente de la jefatura comunal, entre 1991 y 1995, surgió esta iniciativa.   

 

“Con proyecto y recursos propios, surgidos del aporte de toda la comunidad y administrados por sus autoridades, sin necesidad de endeudarnos; y con el trabajo de operarios y técnicos de la Municipalidad y de la Cooperativa Aguas Puras, en algunos casos asesorados por la facultad de Ingeniería de Oberá, estamos solucionando en gran medida el problema ambiental que aqueja a la inmensa mayoría de las ciudades de nuestro país y de otras partes del mundo”, resaltó el jefe comunal.

 

Dieminger recordó que esta obra es “fruto de una decisión política y económica que en su momento adoptamos, cuando no aceptamos un crédito que nos otorgaría del Banco Interamericano de Desarrollo. Nosotros no queríamos endeudarnos porque creíamos que Puerto Rico con sus fondos y con la asociación de la Cooperativa Aguas Puras podía hacer la obra tranquilamente. Hoy podemos decir que no nos equivocamos, ya que sin ningún tipo de apremios económicos tenemos un ritmo interesante de obra”, comentó.

 

El intendente destacó que además de la red cloacal ya se cuenta una planta de tratamiento de efluentes cloacales que desde hace casi un lustro, cuando comenzaron las primeras conexiones domiciliarias, purifica todos los desechos antes de ser vertida al río. “La planta fue diseñada por la Facultad de Ingeniería de Oberá, desde donde siempre nos brindan asesoramiento y apoyo”, afirmó. 

 

En ese sentido, el alcalde recordó que la cuota mínima que se les cobra a los usuarios por el servicio es de aproximadamente 5 pesos y que la obra en sí se ejecuta bajo el régimen de contribución por mejoras, por la cual los frentistas abonan en 84 cuotas mensuales y consecutivas de siete pesos. Ambos montos son incluidos en la boleta de consumo domiciliario de agua potable que brinda la cooperativa local.

 

 

 

Volver

 

EL 80 POR CIENTO DE LA POBLACION DE PUERTO RICO ESTA EN CONDICIONES DE ACCEDER A LA RED CLOACAL